Somos expertos en Corporate-Compliance. Ayudamos a nuestros clientes a cumplir con el ordenamiento jurídico evitando que incurran en responsabilidades.

El equipo de TCAbogados cuenta con amplia experiencia en la defensa de sus clientes (empresas, administradores, directivos, trabajadores) en todo tipo de delitos relacionados con el llamado Derecho penal económico y de la empresa. Asistimos a nuestros clientes en los procesos penales, bien como defensa del imputado, acusado o responsable civil, bien como parte acusadora ante todo tipo de juzgados y tribunales (delitos societarios, delitos económicos, responsabilidad penal de sociedades mercantiles, directivos o administradores, delitos contra las administraciones públicas, falsedades documentales, manipulaciones contables,  etc.).  Asimismo, y con la finalidad de evitar la posible responsabilidad penal de sociedades y/o administradores, el área de Penal-Compliance del Despacho se ha especializado en asesorar a sus clientes en la adopción de medidas y políticas destinadas a la prevención y pronta detección de irregularidades con posible repercusión penal, todo ello con la finalidad de salvaguardar el cumplimiento de la normativa aplicable, prevenir la comisión de posibles delitos y, en su caso, evitar la posible responsabilidad de sus clientes.

Corporate Compliance – Área de Cumplimiento Normativo y Prevención de Delitos – Responsabilidad de Administradores

Somos expertos en Corporate – Compliance. Entre las actuaciones más significativas que llevamos a cabo en este ámbito se pueden señalar las siguientes:

  • Evaluación y auditoría de riesgos penales.
  • Elaboración de manuales y establecimiento de protocolos de prevención (blanqueo de capitales, protección de datos, corrupción), estableciendo los órganos responsables de la prevención, las políticas y procedimientos internos de prevención, obligaciones de información, conservación de documentación, revisión de las medidas de control interno y formación, etc.
  • Códigos éticos de conducta. Auditorías de seguimiento y control periódico sobre el cumplimiento de los códigos éticos de conducta.
  • Canales de denuncia internos.
  • Incentivos para los trabajadores que informen sobre la posible comisión de delitos internos.